GameplayVideojuegos

Navy Moves – Neutraliza la amenaza nuclear

4.9
(9)

Tras unas merecidas vacaciones después de su primera aventura, el soldado Derdhal vuelve de nuevo a la acción. En esta ocasión la misión no es moco de pavo: Localizar y destruir el submarino nuclear U-5544, equipado con RADER-HOMING TORPED. No hay vuelta atrás, si completamos nuestro objetivo obtendremos un billete a las Bahamas, pero si fracasamos seremos pasto de los tiburones.

Dinamic encarga la secuela de Army Moves a Nacho Abril, que veria la luz en 1988. La distribución del juego en Europa corre a cargo de Electronic Arts y se convierte en un tremendo éxito de ventas y de crítica, llegando a ser nombrado en España mejor juego del año. Con el sistema de doble carga por bandera, se consigue un titulo muy variado que incluye partes de arcade y videoaventura.

Comenzamos nuestra aventura en nuestra lancha motora, esquivando minas explosivas y comandos kamikazes montados en motos acuáticas. Una vez localizado el punto de inmersión y armados con nuestro arpón, deberemos abrirnos paso entre tiburones y submarinistas enemigos, hasta encontrar una gruta subterránea donde tomaremos prestado un batiscafo enemigo. Hasta el submarino nos separan hordas de pulpos asesinos y una morena gigante que nos quiere tomar como desayuno del día. Equipados con mortíferos misiles tendremos que abatir a todas estas abobinaciones de las profundidades.

Ya dentro del submarino y armados con un fusil ametrallador con opción para lanzallamas, nos moveremos con sigilo por sus entrañas hasta obtener los códigos de los altos mandos de la tripulación. Dichos códigos nos autorizan desde terminales conectadas con el ordenador central, a ejecutar una serie de órdenes que nos permitan acceder al reactor principal y poder colocar una bomba. Tras conseguirlo deberemos enviar un mensaje de socorro para que vengan a rescatarnos antes de que todo estalle en mil pedazos. Nuestra munición es limitada, pero podremos obtener mas de los soldados enemigos que abatimos (ademas de botiquines que nos proporcionan una vida extra). Respecto a los códigos, cada alto mando nos permite ejecutar ordenes especificas, así que deberemos conseguir cuantos mas mejor.

Navy Moves – Review

Para cada carga se nos otorga la nada desdeñable cifra de 8 vidas, cantidad mas que suficiente para la segunda pero no tanto para la primera. No disponemos de barra de energía, por lo tanto cualquier disparo o colisión nos mandará al averno de las profundidades acuáticas.

Imagen02

Con Navy Moves Dinamic da un enorme salto de calidad con respecto a sus otras producciones, ya de por si notables. Manteniendo el esquema del primer Army Moves se rediseña el juego elevándolo a la máxima potencia. Una muestra del mimo con el que se ha creado este título son los extras que acompañan al mismo en forma de instrucciones, mapas, documentos o un póster.

Los gráficos son de una calidad sublime: El diseño de nuestro personaje, enemigos, vehículos o decorados por los que avanzamos son sobresalientes. El uso del colorido es bestial, predominando los tonos azules en consonancia con el tema marino. Las animaciones están francamente cuidadas y el scroll se mueve con una fluidez apabullante. Detalles como la sangre fluyendo a borbotones de los tiburones o submarinistas cuando los abatimos, o las diferentes formas de morir de nuestro protagonista, son geniales. Los sprites enemigos que matamos permanecen en pantalla y el juego no se ralentiza en absoluto.

En el interior del submarino las estancias están recreadas al detalle y pocas repiten los mismos elementos, generando una ambientación que nos mete de lleno en nuestra misión de infiltración. Nuevamente encontramos unas animaciones muy cuidadas, como las de nuestro protagonista al tomar cuerpo a tierra. Hay poca variedad de enemigos, pero su acabado gráfico es inmejorable y están perfectamente diferenciados.

El sonido, dentro del conjunto general del juego es quizá el apartado menos notable, pero no es en absoluto malo. No hay música durante la partida, algo que quizá se echa en falta en la primera carga pero no en la segunda, mas pausada y enfocada a la exploración. Todos los efectos de sonido cumplen su cometido: Los arponazos, el motor de nuestra lancha, o el sensor de proximidad al acercarnos al submarino, todo un homenaje a la película Aliens. En la segunda carga nuestras pisadas al avanzar, el ruido de los elevadores, o el sonido al teclear ordenes en las terminales, contribuyen a crear una atmósfera perfecta.

Una superproducción cuidada hasta el mas mínimo detalle

Imagen03

Una de las señas de identidad de Navy Moves siempre ha sido su legendaria dificultad. Son muchos los que intentaron superar la famosa primera fase de las minas acuáticas y fracasaron en el intento. Si bien es cierto que este primer contacto pone el listón demasiado alto, una vez superado este escollo nos encontramos ante un juego relativamente fácil de terminar. La segunda carga no es complicada una vez tenemos claros los pasos a seguir, pasos que por otra parte se nos detallan claramente en el manual de instrucciones.

El juego posee una jugabilidad a prueba de bombas nucleares. Las fases de la primera carga son lo suficientemente variadas para no aburrir y querer jugarlas una y otra vez (en cuanto le cogemos el truco a las minas claro está). La parte del submarino permite diferentes formas de finalizarla y los códigos son aleatorios en cada partida, lo cual es un aliciente a la hora de volver a jugar. Los controles esta vez no serán excusa si fracasamos en nuestra misión, ya que la respuesta de los mismos es totalmente precisa.

Imagen04

En el lanzamiento de Navy Moves se publica una edición especial que incluye un póster gigante, documentos sobre enemigos y vehículos e incluso un plano del submarino. Aunque no son imprescindibles para jugar nos meten de lleno en la acción y redondean un producto ya de por si inmejorable. Uno de esos juegos que merece la pena comprar original por todos los extras que contiene, tenerlo grabado en una cinta no era lo mismo para los desdichados que no pudimos conseguir la edición en caja.

La compañía Dinamic, ya refundada como FX Interactive, publica un remake para PC en el año 2007 basado en el original Navy Moves con su mismo nombre. Con perspectiva tridimensional y gráficos modernizados acordes a la época, no consigue alcanzar el éxito de su predecesor entre otras cosas por su sistema de desbloquear niveles (mediante pago), y sus continuos retrasos en el lanzamiento, que hicieron que a la larga sus seguidores perdieran el interés en el juego.

Imagen05

LO MEJOR 👍

  • Todo el apartado técnico
  • Variedad de géneros y situaciones
  • Los extras del juego en su edición especial de caja

LO PEOR 👎

  • La dificultad de la primera fase es demasiado alta
  • Ausencia de música en la primera carga
  • Se hace corto por lo bueno que es

Un gran juego requiere de un gran gameplay. Si todavía seguís traumatizados por las malditas minas acuáticas, con este vídeo de Youtube podréis visualizar el juego en toda su extensión. Como de costumbre, jugado y grabado en el emulador MAMEUI.

Por favor, acepta las cookies de YouTube para poder ver este video Aceptando, accederás al contenido de YouTube, un servicio externo y gestionado por terceros.

Leer la privacidad de Youtube.

Aceptando este aviso, tu selección será guardara y la página se refrescará.

Consulta la ficha de Navy Moves en Amstrad.es, y si eres uno de los afortunados en terminar este juego, háznoslo saber con tus comentarios.

¿Te ha Resultado útil este artículo?

Ayúdanos a mejorar y danos tu opinión:

Votación promedio: 4.9 / 5. Total de votos: 9

Etiquetas
Mostrar más

3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar