Curiosidades

Haciendo los deberes con el Amstrad CPC

5
(21)

Tanto ayer como hoy mucha gente pensaba y piensa que con los ordenadores de 8 bits de los 80 no se podía hacer nada más que jugar, sin embargo muchos de nosotros usábamos esos ordenadores para otras cosas como programar o hacer los deberes y tareas del colegio, instituto y hasta de la universidad, ¿cómo? ahora os lo cuento.

Mi primer ordenador fue un Amstrad CPC 464 al que pronto le añadimos una impresora Amstrad DMP-3000 que abría mucho sus posibilidades más allá de lo lúdico.

Posibilidades que al principio eran muy limitadas: hacer textos que no tuvieran acentos ni eñes con el lento Easy-Amsword que venía de regalo, era algo poco viable para hacer las tareas, así que una de las primeras cosas que hice fue alterar el programa que estaba hecho en Basic bastante ofuscado para añadirle acentos y eñes, y ya de paso algunos caracteres de control para aprovechar las posibilidades de mi nueva impresora: negritas, cursivas, teclas de tamaños especiales, etc…

Entre listados de la revista Amstrad User y algún programa de regalo encontré un arsenal de software muy útil para mis tareas:

  • Un volcador de pantalla residente que con una combinación de teclas mandaba a la impresora todo lo que apareciera en el monitor, así pude añadir gráficos al texto mediante programas basic que hice para cada necesidad que me iba surgiendo, como gráficos de barra o tartas, pirámides de población, etc…
  • Lupa: programa que agrandaba lo que escribías simplemente copiando el texto pixel a pixel a otra zona de pantalla, a razón de 1×1 es 4×4 por ejemplo.
  • Chuletas: programa que escribía texto minúsculo, nunca lo usé con fines malévolos, palabrita del niño Jesús.
  • Amsdraw: este otro programa también fue muy útil para hacer gráficos simples.

Los deberes con el Amstrad CPC

Había programas mejores para el CPC, pero eran muy caros para mi bolsillo de estudiante y muy difícil de conseguir porque en mi entorno la gente estaba interesada solo en los juegos.

Haciendo los deberes con el Amstrad CPC 1

A pesar de estas ayudas, desarrollar cualquier cosa con cintas era una pesadilla, ya fuera un programa, un documento o lo que fuera, puesto que tenías que tener una cinta dedicada a cada proyecto para ir grabando las versiones sucesivas, con el fin de no perder el trabajo si les pasaba algo y tener al menos la penúltima versión, así que en cuanto pudimos sustituimos el CPC 464 por un CPC 6128, ya que era más barato y más práctico que ampliar el 464.

El uso de disquetes supuso un cambio radical, sobre todo en tiempo pero también por las ventajas del acceso aleatorio, aunque eché de menos las teclas altas del CPC 464.

Al final llegué a hacer trabajos en la carrera con el CPC 6128 a principios de los 90, incluso para mostrar en presentaciones con los retroproyectores de la época.

Para ello había que imprimir en papel lo que queríamos proyectar, ir a una reprografía donde se pasaba a un folio de plástico transparente que tenía impreso lo que había en el papel. Este folio se ponía sobre un proyector que permitía verlo en pantalla para toda la audiencia.

Haciendo los deberes con el Amstrad CPC 2
Retroproyector clásico. Foto cortesía Wikipedia.

Curiosamente quedaban bastante bien y muy legible, mejor que algunos compañeros con sus potentes 286 y 386 de entonces.

¿Llegaste a usar el Amstrad CPC para las tareas del colegio, el instituto o la universidad? Cuéntanos tu experiencia…

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Mostrar más

11 comentarios

  1. ¡Que recuerdos! Yo también realicé trabajos con el Amsword, que también modifiqué para poder imprimir acentos, otros carácteres y también negrita y cursiva.
    Mi impresora era una Amstrad DPM 2000.
    Lo que también recuerdo es que con el Amsdraw podías hacer letras de gran tamaño que usaba como carteles, aunque eso sí tardaba como 45 minutos en imprimirse.

    7+
  2. Yo tenía una impresora Epson, y utilizaba el Tasword como procesador de textos 🙂
    Como la minituarización no era suficiente con el tipo de letra de la impresora, imprimía el texto en mayúculas, bajaba a la reprografía del barrio y pedía que me lo redujeran dos veces al máximo, aquello sí que quedaba pequeño y legible, por supuesto era para llevar notas en la cartera, nunca chuletas 🙂
    Creo que me ayudó más aquel CPC-6128 y la Epson que el San Pancracio que había en casa 🙂
    Mis padres en un descuido llevaron el Amstrad y la Epson a un punto limpio y me dejaron sumido en la pena, cómo lo echo de menos¡¡ Pero gracias a esta maravillosa web y a los emuladores me desquito de vez en cuando¡

    10+
    1. Yo también ampliaba en reprografía, incluso hacía copy paste literal de recortes.
      Una pena lo de tu equipo, las Epson matricial es eran unas impresoras bien chulas.
      Mi Amstrad DPM-3000 también la usé después en el PC, incluso creo recordar que la llegue a usar en GNU/Linux configurándose precisamente como una Epson.

      8+

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba