Curiosidades

Amstrad Universitario

El Amstrad y su relación con el mundo universitario

4.8
(45)

Uso del Amstrad CPC como ordenador de trabajo en una carrera universitaria en los 80/90

Este artículo es continuación del artículo en el que vimos como se hacían los deberes del cole en un Amstrad CPC (sí, hay gente que lo usaba para lo que esperaban los padres que lo usáramos, no solo jugar).

En esta ocasión me voy a centrar en la experiencia universitaria y como hacer los trabajos en una época en la que ya había PCs decentes y relativamente extendidos y con los que tenía que competir.

Lo primero es situarse en la época, finales de los 80 y principios de los 90, ¿para qué se usaba un ordenador en aquella época? Pues en la mayoría de los casos para confeccionar trabajos y presentaciones.

Así que lo primero era tener un procesador de textos capaz de manejar acentos, eñes y ya si era capaz de manejar algo del formato de la impresora ya podíamos tirar cohetes.

El problema es que en esa época era fácil conseguir juegos para CPC pero aplicaciones prácticamente imposible porque, como vimos en el anterior artículo y así quedó reflejado en los comentarios, la mayoría de la gente ni se planteaba usar un CPC para otra cosa que no fuera jugar, a pesar de ser un ordenador bastante más capaz de lo que el gran público creía, pero yo estaba limitado al software que tenía: Easi-Amsword y Mini Office.

Aunque Mini Office era un programa más potente, me resultaba imposible adaptar a mis necesidades pues estaba hecho en código máquina y los archivos de texto eran binarios propietarios que estaban muy lejos de mis conocimientos y no resultaba práctico.

Así que opté por modificar Easi-Amsword mapeando algunos caracteres como caracteres especiales y de control, con ello conseguí además de las necesarias eñes y acentos, negritas, cursivas, subrayados, diferentes tamaños de letra… en fin, casi todo lo que permitía mi impresora Amstrad DMP-3000. No fue fácil porque venía en un Basic bastante ofuscado.

Justo al principio de la carga aparece esta pantalla que muestra los caracteres especiales, son etiquetas de apertura y cierre, que se consiguen pulsando respectivamente las teclas mayúsculas y control junto a la tecla de teclado numérico indicada.

Easi-Amsword caracteres de control
Easi-Amsword modificado: caracteres de control

Los caracteres especiales se conseguían pulsando la tecla CONTROL a la vez que la tecla que aparecía en esta pantalla que podíamos ver durante la carga del programa.

Easi-Amsword modificado con caracteres especiales
Easi-Amsword modificado: caracteres especiales

Ya puestos traduje a mi manera los menús:

Easi-Amsword listo para el trabajo
Easi-Amsword listo para el trabajo

Y así podíamos ir viendo el texto mientras lo modificados, como veis no es WYSIWYG pero daba una idea de lo que se iba a conseguir con la impresora:

Easi-Amsword en modo edición
Easi-Amsword en modo edición

Para volver al menú principal había que pulsar las teclas Control y ^ a la vez.

Ya tenía un procesador de texto algo lento pero completamente capaz para escribir texto pero también hacían falta hacer gráficos, para ello usaba el editor de gráficos Amsdraw I y un programa residente que permitía volcar a impresora todo lo que se estuviera mostrando en pantalla, ya fuera en todos de grises normales o invertidos.

Para gráficos estadísticos me creaba programitas sencillos en Basic que dibujaban tartas, diagramas de barras o pirámides de población poniendo los datos requeridos en simples líneas DATA.

Amstrad Universitario 2
Pirámide de población hecha a primeros de los 90

También hice algunos programitas chorras para exprimir mi DMP-3000 como un gestor de códigos, un impresor de números de páginas, etc…

Como comentamos, los últimos años había que hacer presentaciones que se hacían poniendo folios de plástico impresos de fondo transparente en retroproyectores.

Se conseguía imprimiendo en un folio normal y luego ibas a la reprografía de la universidad donde te los pasaban a este peculiar «papel».

Una pega importante es que, como el ordenador se quedaba bloqueado mientras imprimía, un buen rato si era un gráfico, tenías que organizar muy bien el tiempo, aunque había un programa buffer de la Amstrad User que mitigaba bastante este problema, y tratar de que el ruido ensordecedor de la misma no trajeran a los vecinos a tu puerta con horcas y antorchas.

Para la organización también me cree una muy simple agenda telefónica suficiente para mi uso y con unos menús que a más de uno os van a resultar familiar.

A.E.D.: pantalla de presentación
A.E.D.: pantalla de presentación
A.E.D.: menu principal
A.E.D.: menu principal

También tenía un visor de archivos texto para AMSDOS para ahorrarme entrar en CP/M

Como colofón, os diré que ya intuía que el paso al PC era inevitable y temía que mi trabajo en el Amstrad CPC se quedara para siempre mudo en esos viejos discos de 3″ pero gracias a hacerme el cable paralelo del emulador CPCEmu, pude pasarme todo lo que había guardado, incluso hace unos años hice una webapp para pasar los documentos Easi-Amsword a estándar HTML.

Para quien tenga curiosidad os dejo todos los programas para la universidad que conservo para que los podáis probar en este DSK y algunas cosas más.

¿Te ha Resultado útil este artículo?

Ayúdanos a mejorar y danos tu opinión:

Mostrar más

10 comentarios

  1. Es cierto que los padres compraban el ordenador con una intención didáctica pero luego el uso era lúdico.
    Pero hay que tener en cuenta que en esa época había una limitación importante que era la impresora (poquita gente compraba una)

    Aunque por otro lado para alguno (ejemplo un servidor) si encontramos el lado educativo a la cosa aunque tu padre sólo te veía jugar (que también) y era programar.

    Sea el lenguaje que sea, incluido el Basic de nuestros queridos Amstrad, aprender a programar aporta muchos beneficios a nivel educativo, desarrolla habilidades para la solución de problemas lógicos, estimula la creatividad y trabaja el pensamiento crítico.

    1. ¡Bendito Locomotive Basic! Con él pude hacer muchas cosas que los programas que tenía disponibles no podían, podemos presumir de uno de los mejores interpretes de Basic que había para ordenadores de 8 bits que era hasta capaz de manejar interrupciones mientras otros de renombre tenían que usar código máquina hasta para limpiar la pantalla.
      Totalmente de acuerdo con lo de la programación y de sus beneficios, tanto ayer como hoy, lástima que fuera difícil conseguir otros intérpretes y compiladores que había para CPC, como los de Pascal o C por lo compilado que era encontrar un amigo que los tuviera y comprarlos no era una opción cuando el software profesional podía costar perfectamente la mitad de lo que valía el ordenador.
      Por otro lado, el formato de disco limitaba las posibilidades de aprovechar la compatibilidad que daba CP/M y el acceso a programas de dominio público, aunque creo que había una empresa de Granada que pasó algunos a discos de 3″, no se si alguien tendrá algún disco de estos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba